martes, 12 de septiembre de 2006

11/9 Bis



A raíz de algunos comentarios en el flog del día de ayer y de algunos correos que llegaron a mi casilla personal, he decidido seguir con el tema del 11 de Septiembre y dejar lo que tenía pensado para hoy, para mañana (si el destino así lo desea).

A ver, que quede claro, el atentado contra las Torres Gemelas es un hecho lamentable por los inocentes que murieron en ellas, pero en cuanto a víctimas se refiere NO ES LO MÁS TRÁGICO QUE LE HA SUCEDIDO A LA HUMANIDAD. Antes bien, fue el detonante para que acontecimientos peores se desencadenen. Y DE ELLOS NADIE HABLA.

Más allá de todos los detalles que no encajan en el rompecabezas (a saber: no pudieron encontrar las cajas negras de los aviones -¡de ninguno!- pero sí encontraron el pasaporte iraquí de uno de los terroristas suicidas, fallaron curiosamente todos los sistemas de seguridad de la mayor potencia mundial, en el Pentágono casi no hubo bajas, etc.), el atentado al World Trade Center fue la excusa que EEUU y su lunático líder (vamos a ser piadosos y a suponer que Bush decide algo) tuvieran rienda suelta para hacer lo que se les antojara en el mundo entero, con mayor impunidad que antes (lo cual no es moco de pavo, habida cuenta de que hace décadas que manejan el orbe a su real antojo).

Lamento muchísimo la muerte de tantos empleados inocentes y de tantos bomberos que heróicamente dejaron la vida en el cumplimiento del deber. Pero no olvido que:

- muchos de los que murieron en las Torres Gemelas (sobre todo esos que tenían sus oficinas en los pisos más altos) eran los economistas más encumbrados del planeta, culpables de la devastación del Amazonas, de la contaminación de la Patagonia, del hambre de los pueblos del Tercer Mundo, actores insustituíbles en la tragedia de las corrupciones latinoamericanas, gente sin escrúpulos que se cagaron en la vida de los más pobres y desposeídos y que jamás sintieron el más mínimo remordimiento.

- el atentado a las torres les dio carta blanca para secuestrar, torturar y asesinar con total impunidad, llegando al punto de dejar documentos fotográficos y fílmicos, que todo el mundo pudo ver, sin que a nadie se le moviera un pelo. Incluso en los últimos días, el propio Bush confesó que la CIA mantiene cárceles clandestinas en todo el mundo y no solo no lo considera una aberración, sino que propone que los agentes de la agencia sean considerados como héores.

- en el atentado a las torres murieron 3.000 personas (con el tiempo, las cifras fueron descendiendo desde las manipuladoras 10.000 víctimas iniciales) y, desde entonces, esa cantidad se ha visto largamente multiplicada en Afganistán y en Irak, países en los que murireon (y siguen muriendo) decenas de miles de SERES HUMANOS (tan humanos como los que murieron en las torres) en nombre de la lucha contra el supuesto terrorismo que amenaza a la madre patria.

- no encuentran a Bin Laden porque los Bush no le pueden jugar una mala pasada a un socio en los negocios del petróleo.

- nunca han podido despejar las dudas acerca de la propia autoría de los atentados por parte de la CIA y el mismo gobierno norteamericano (¿o acaso alguien es tan inocente como para descreer de la posibilidad de que estos tipos sean capaces de hacer CUALQUIER COSA para salirse con la suya).

Podría seguir con la lista, pero me indigna.

Creo que todos deberíamos ser un poco más críticos con la información que los medios (en general, cipayos al servicio del mejor postor) nos ponen delante las narices. Estoy harto de que todos miremos el agujero dejado por las torres con expresión de tragedia y ni nos inmutemos al ver la pobreza y la miseria que reina a nuestro alrededor, producto de las políticas serviles que permiten que EEUU y sus aliados puedan darse el lujo de bombardearnos cuando se les dé la gana. Porque somos nosotros (los pobres del planeta) los que sufragamos los gastos de sus guerras. Nadie puede ignorar que, si invirtieran todo el dinero que gastan en armamentos en planes de asistencia, el mundo sería muy otro.

Por eso, hago un llamamiento para que dejemos de compadecernos de nuestros victimarios y tomemos el toro por las astas, viendo la realidad (que está frente a nuestras narices) tal como es.

*******************************************************************************

Eso es todo por hoy. Desde las callejuelas (ya primaverales) de la Misteriosa Buenos Aires, se despide Víktor Huije, un porteño que también tiene sus enojos.

*******************************************************************************

2 comentarios:

aze dijo...

Sr. Bush:
¿Cómo se siente?, ¿cómo se siente ver que el horror estalla en tu patio y no en el living del vecino?, ¿cómo se siente el miedo apretando tu pecho, el pánico que provoca el ruido ensordecedor, las llamas sin control, los edificios que se derrumban, ese terrible olor que se mete hasta el fondo de los pulmones, los ojos de los inocentes que caminan cubiertos de sangre y polvo?

¿Cómo se vive por un día en tu propia casa la incertidumbre de que va a pasar? ¿Cómo se sale del estado de shock?. En estado de shock caminaban el 6 de Agosto de 1945 los sobrevivientes de Hiroshima. Nada quedaba de pie en la ciudad luego que el artillero norteamericano del Enola Gay dejara caer la bomba, en pocos segundos habían muerto 80,000 hombre, mujeres y niños. Otros 250,000 morían en los años siguientes a causa de las radiaciones.

Pero, esa era una guerra lejana y ni siquiera existía la televisión, ¿Cómo se siente hoy el horror cuando las terribles imágenes de la televisión te dicen lo ocurrido el fatídico 11 de septiembre, no paso en una tierra lejana, si no en tu propia patria? Otro 11 de septiembre, pero 28 años atrás había muerto un presidente de nombre Salvador Allende resistiendo un golpe de Estado que tus gobernantes habían planeado.

También fueron tiempos de horror, pero estaba muy lejos de tu frontera en una ignota republiqueta sudamericana. Las republiquetas estaban en tu patio trasero y nunca te preocupaste mucho cuando tus marines salían a sangre y fuego a imponer sus puntos de vista.

¿Sabías que entre 1824 y 1994 tu País llevó a cabo 73 invasiones a Países de América Latina? Las víctimas fueron Puerto Rico, México, Nicaragua, Haití, Colombia, Cuba, Honduras, Rep. Dominicana, Islas Vírgenes, El Salvador, Guatemala y Granada.

Hace casi un siglo que tus gobernantes están en guerra, en el mundo en que la gente de tu Pentágono no hubiera participado. Claro, las bombas siempre explotaron fuera de tu territorio, con excepción de Peral Harbor cuando la aviación Japonesa bombardeó la séptima flota en 1941. Pero siempre el horror estuvo lejos.

Cuando las torres gemelas se vinieron abajo en medio del polvo, cuando viste las imágenes por televisión o escuchaste los gritos porque estabas esa mañana en Manhatan, ¿pensaste por un segundo en lo que sintieron los campesinos en Vietnam durante muchos años? En Manhatan la gente caía desde las alturas de los rascacielos como trágicas marionetas. En Vietnam, la gente daba alaridos porque el NAPALM seguía quemando la carne por mucho tiempo y la muerte era espantosa, tanto como las de quienes caían en un salto desesperado al vacío.

Tu aviación no dejó una fábrica de pie, ni un puente sin destruir en Yugoslavia.

En Irak fueron 500,000 los muertos, medio millón de almas se llevó la Operación Tormenta del Desierto… ¿Cuánta gente desangrada en lugares tan exóticos y lejanos como Vietnam, Irak, Irán, Afganistán, Libia, Angola, Somalia, Congo, Nicaragua, Rep. Dominicana, Camboya, Yugoslavia, Sudán y una lista interminable? En todos esos lugares los proyectiles habían sido fabricados en factorías de tu País, y eran apuntados por tus muchachos, por gente pagada por tu departamento de Estado, y sólo para que tu pudieras seguir gozando la forma de vida americana.

Hace casi un siglo que tu País esta en guerra con todo el mundo.

Curiosamente, tus gobernantes lanzan jinetes del apocalipsis en nombre de la libertad y de la democracia. Pero debes saber que para muchos pueblos del mundo (en este planeta donde cada día mueren 24,000 pobladores por hambre o enfermedades curables), En Estados Unidos no representa la libertad, si no un enemigo lejano y terrible que solo siembra guerra, hambre, miedo y destrucción. Siempre han sido conflictos bélticos lejanos para ti, pero para quienes viven allá es una dolorosa realidad cercana, una guerra donde los edificios se desploman bajo las bombas y donde esa gente encuentra una muerte horrible. Y las víctimas han sido, en el 90% civiles, mujeres, ancianos niños con defectos colaterales.

¿Qué se siente cuando el horror golpea a tu puerta aunque sea por un solo día?
¿Qué piensas cuando las víctimas en Nueva York son secretarias, operadores de bolsa o empleados de limpieza que pagaban puntualmente sus impuestos y nunca mataron una mosca?
¿Cómo se siente el miedo? ¿Cómo se siente, Yanqui, saber que la larga guerra finalmente el 11 de septiembre llegó a tu casa?.

Gabriel García Marques.

bullet with butterfly wings dijo...

nada más te digo gracias, gracias por estos dos últimos post.
Me alegra tanto conocer gente así, aunque sea nada más por el blog.

Si quieres verlo, en mi blog puse un videito de inti illimani cantando con quilapayún para cerrar un post sobre el 11.

Un abrazo y toda mi envidia por la primavera, yo estoy paranoica con la inminente llegada del invierno


Mis juegos preferidos


SUDOKU

***