jueves, 20 de diciembre de 2007

Informe de FUNDAMIND

"Mensaje" de María Amelia Conti


FUNDAMIND (Fundación Asistencial Materno Infantil de Ayuda a Niños Carenciados y Discapacitados) dio a conocer en los últimos días un estudio preocupante: La mitad de los argentinos infectados con HIV en la adolescencia abandona el tratamiento. El informe contempla la realidad de niños y adolescentes de entre 12 y 22 años, que conviven con el virus y asisten a hospitales públicos, programas oficiales y organizaciones no gubernamentales que trabajan en el tema.

Recordemos que las vías de transmisión del VIH son tres:

1.- Vía Sanguínea: ya sea por transfusiones de sangre infectada, por compartir agujas (en el caso de los usuarios de drogas inyectables, legales o no) o por accidentes laborales (en el caso de los trabajadores de la salud).
2.- Vía Vertical: o sea la transmisión de la madre, que vive con el virus, a su bebé durante el embarazo, el parto o a través de la leche materna en la lactancia.
3.- Vía Sexual: es decir toda práctica sexual -oral, vaginal o anal- sin uso correcto de protección, que implique el intercambio de sangre, semen (incluyendo el líquido pre-seminal) y fluidos vaginales, con una persona que tenga el VIH.

El informe de FUNDAMIND advierte que los jóvenes que adquirieron el virus en la adolescencia tienen más riesgos de abandono que los que se infectaron por transmisión vertical. Las estadísticas señalan que, de cada 100 jóvenes de entre 16 y 22 años que viven con el virus, alrededor de 20 abandonan el tratamiento y 50 tienen graves problemas para continuarlo correctamente. La adherencia a una medicación de por vida es compleja y ardua para los adolescentes y suelen ser la población que más necesita del apoyo brindado por una terapia psicológica adecuada.

"El secreto para combatir el virus es no dejar de tomar nunca la medicación", afirmó Alejandro, un joven con VIH cuyo testimonio integra el informe de FUNDAMIND. En el mismo se aclara que Alejandro no tuvo problemas estomacales "ni de ningún tipo" derivados de los medicamentos, pero ese "no es el caso de otros chicos".

Es de destacar, además de las complicaciones acarreadas por la intolerancia a la medicación, el papel nocivo que juega en esta problemática el conjunto de prejuicios que aun hoy subsisten en nuestra sociedad. Una persona que vive con VIH tiene la posibilidad de cuidar su salud y adherir ciento por ciento al tratamiento en pos de aumentar sus defensas y neutralizar los efectos del virus. Lo que no puede hacer es evitar que la discriminación social (fruto de la ignorancia en la mayoría de los casos) obstaculice constantemente el normal desarrollo de su vida comunitaria, profesional o afectiva. Téngase en cuenta el efecto multiplicador que manifiestan estos estigmas en los jóvenes que, de por sí, deben además luchar por encontrar su lugar en el mundo.

Recordemos que FUNDAMIND es una organización no gubernamental sin fines de lucro, fundada en 1990 por Gerardo Mitre (p), con la visión de trabajar solidariamente para reducir las situaciones de pobreza y Sida en niños, jóvenes y sus familias, liderando programas participativos de Educación, Prevención, Salud y Desarrollo social.


"Ella" de María Jimena Almarza


**************************************************

Esto ha sido todo por hoy. Desde las callecitas de la siempre misteriosa Buenos Aires se despide Víktor Huije, un cronista de su realidad sueña con el día en que la realidad sea un poco menos alarmante.

**************************************************

No hay comentarios.:


Mis juegos preferidos


SUDOKU

***