martes, 30 de octubre de 2007

El Asesinato de Pelusa Liendro



A fines de noviembre de 2006, la comunidad LGBT de la provincia de Salta y de toda la Argentina se vio consternada por el brutal asesinato de la activista travesti Pelusa Liendro, quien desde hacía tiempo trabajaba para denunciar públicamente el acoso policial al que son sometidas las chicas travestis salteñas, los arrestos arbitrarios seguidos de maltratos, la obligación de mantener relaciones sexuales con policías a cambio de la libertad o el permiso para trabajar y todas las demás humillaciones verbales y físicas a las que las personas travestis se han visto sometidas.

Este tipo de prácticas abusivas merecieron la atención del programa "La Otra Campana", que se emite por la señal de Cable Express, canal de televisión por cable local. Pelusa y Rosario, una de sus compañeras de militancia. usaron una cámara oculta para mostrar cómo oficiales de la policía de la Provincia de Salta maltrataban y sobornaban a las personas trans. Como resultado de la iniciativa, dos periodistas y las trans que participaron de la filmación fueron detenidos por orden del Comisario Oscar Tolaba, a cargo de la Comisaría Segunda. Diez días después de la emisión del programa, el 29 de noviembre de 2006, Pelusa Liendro fue encontrada apuñalada en su auto y murió horas más tarde sin que se haya esclarecido hasta hoy el crimen.

Desde el primer momento, fuentes policiales y periodísticas locales intentaron vincular el asesinato de la activista con el tráfico de drogas pero sin mayores fundamentos. El juez indicó que, a pesar de lo que decían los medios y la policía, ellos sabían que esa especie era falsa. Incluso se trató de inculpar a la propia Rosario quien denunció que, tras la muerte de su compañera, fue intimidada por la Brigada de Investigaciones. En consecuencia, pidió a los legisladores que "reformen las leyes contravencionales que generan represión y le dan un poder muy grande a la policía".

Con el paso del tiempo y a raíz de las declaraciones de un "testigo encubierto", se investigó a otra travesti de nombre Yeni (que tiene pedido de captura internacional ordenada por el juez de Instrucción Formal 7, Jorge Raúl Sosa Vallejo) y a un ex convicto llamado Leonardo Adrián Souffrin, que fue detenido y quedó recientemente en libertad por falta de mérito. El declarante de identidad reservada aseguró que Yeni, estando en estado de ebriedad, le aseguró que había participado del homicidio junto a Souffrin.

En la actualidad, la causa ha entrado en un impsse hasta tanto aparezcan nuevas pistas o se produzca la anunciada presentación de Yeni ante el juez Sosa Vallejo.

La Asociación de Travestis, Transexuales y Transgéneros de Argentina (ATTTA) ha elevado, por estos días, un reclamo formal al Gobernador de la Provincia de Salta, Dr. Roberto Romero; al Ministro de Gobierno y Justicia, Dr. Víctor Manuel Brizuela y al Jefe de la Policía de la Provincia, Comisario General Gilberto Pereyra, para expresarles la preocupación por la falta de esclarecimiento del asesinato de Pelusa Liendro y por la persecución de la que está siendo objeto su compañera Rosario a raíz de sus denuncias contra la policía provincial.

El reclamo enfatiza que "Enérgicamente exhortamos a que se actúe rápidamente, investigando este crimen. Queremos alentarlos a la búsqueda de todas las personas involucradas en el incidente y a garantizar que, una vez que todas ellas hayan sido identificadas, sean castigadas de acuerdo a lo que estipula la ley y, asimismo, a ofrecer protección a quienes defienden los derechos humanos de las personas trans y garantías de que este tipo de crímenes no se vuelvan a repetir". "Además solicitamos que se realice una investigación exhaustiva e imparcial de todos los incidentes de violencia y abuso policial hacia las personas trans denunciados por Pelusa Liendro, Rosario y sus compañeras en la Provincia de Salta" concluye el comunicado.

A casi un año de los hechos, sería de esperar que las instituciones dejaran de mirar hacia otro lado e investigaran a fondo este caso, símbolo de una realidad que azota a todas/os aquellas/os que hemos decidido no ocultar nuestra identidad, pero que se ensaña particularmente con la población trans. Se dice que "para muestra basta un botón" y, sin embargo, la crónica policial está bordada de cientos de "botones" sin que esta repudiable práctica mafiosa sepa de límites y castigos.

**************************************************

Esto ha sido todo por hoy. Desde las callecitas de siempre misteriosa ciudad de Buenos Aires se despide Víktor Huije, un cronista de su realidad que no pierde la esperanza de que alguna vez la identidad de género deje de ser causal de muerte.

**************************************************

2 comentarios:

Poeta Enamorat dijo...

¡Qué temón elegiste!

A ver si para aflojar un poco nos contás algo de tu vida, pensamientos más light, algo menos denso.
Rebueno lo tuyo!

El Guz dijo...

Salta sigue siendo un feudo aparte, en donde los derechos humanos no brillan, ni siquiera por su ausencia. No solo las chicas travestis lo sufren. Los pueblos originarios desalojados por ilegales desmontes amparados por el gobierno de Romero son otras víctimas.
Ojalá lo de las chicas se esclarezca, pero no solo eso, que la sociedad salteña pueda tomar conciencia de la falta de derechos humanos en la provincia.


Mis juegos preferidos


SUDOKU

***