jueves, 17 de mayo de 2007

17 DE MAYO: DÍA INTERNACIONAL CONTRA LA HOMOFOBIA, LA LESBOFOBIA Y LA TRANSFOBIA

Gráfica de la campaña pública que lanzó el Área de Diversidad Sexual del Municipio de Rosario, con motivo del Día Municipal contra la Discriminación por Orientación Sexual e Identidad de género (Ordenanza N° 8166) en apoyo al Día Mundial contra la Homofobia.

¿Por qué esta fecha?

El 17 de mayo de 1990 la Asamblea General de Organización Mundial de la Salud (OMS), superando una etapa en la que los prejuicios históricos se habían impuesto a la ciencia y a la razón, suprimió la homosexualidad de su lista de enfermedades mentales (en la que nunca debería haber estado incluida). La fecha del 17 de mayo, desde entonces, tiene un valor muy significativo para el colectivo GLBT, por lo que supuso la eliminación de la homofobia, que pretendía basarse en sospechosos principios científicos. En la actualidad, las organizaciones GLBT de todo el mundo luchamos para que el Alto Comisionado y la Comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas señalen esta fecha como jornada mundial contra la homofobia y la transfobia, en cualquiera de sus expresiones, (política, social, cultural, etc.).

¿Cuáles son los objetivos de esta campaña?

"17 DE MAYO: DÍA INTERNACIONAL CONTRA LA HOMOFOBIA Y LA TRANSFOBIA" es una campaña promovida por colectivos de lesbianas, gays, transexuales y bisexuales de los distintos continentes, que pretende sensibilizar a la sociedad sobre la existencia y la gravedad de las discriminaciones hacia el colectivo GLBT, mediante el establecimiento institucional en los calendarios estatales e internacionales del día 17 de mayo como jornada de denuncia, reflexión y actuación contra la homofobia y la transfobia.

Pero ¿qué son la homofobia y la transfobia?

Llamamos homofobia y transfobia al conjunto de creencias, opiniones, actitudes y comportamientos de agresión, odio, desprecio, ridiculización, etc. que se producen contra las personas homosexuales (gays y lesbianas), bisexuales y transexuales. Se trata de una discriminación por orientación sexual (homofobia) o por identidad de género (transfobia), similar en importancia al racismo, la xenofobia o el machismo, cuyo fundamento son los fuertes estereotipos sociales, el odio hacia las personas y la no aceptación de la diversidad humana. En nuestro país, este comportamiento detestable y vergonzoso atenta contra los principios básicos de nuestra Constitución y se encuentra tipificado (“la homofobia”) como delito en el Código Penal. Desgraciadamente en otros países, homofobia y transfobia no solo se toleran sino que incluso se promueven activamente por parte de los propios Gobiernos: persecuciones policiales, discriminaciones laborales, tipificación como delito en los códigos penales, con penas que van desde el encarcelamiento hasta la pena de muerte que se aplica en algunos países fundamentalistas islámicos...

¿Y cuáles son sus consecuencias?

Donde las actitudes homófobas y transfóbicas imperan, las sociedades que las padecen son sistemas no plenamente democráticos pues una parte de su ciudadanía –lesbianas, transexuales, gays y bisexuales- tiene negados o muy limitados los que deberían ser sus legítimos derechos. Ninguna sociedad es democrática y plural si se mantienen o alimentan situaciones de exclusión (desigualdades legales, discriminaciones laborales o violencia física) y de hostigamiento social (insultos, acoso, vejaciones públicas, etc.) hacia una parte de sus miembros.

¿Cómo se puede prevenir y erradicar la homofobia y la transfobia?

Es necesaria la combinación de una actitud decidida de los gobiernos (impulsando legislaciones que penalicen la homofobia y la transfobia y que eliminen las desigualdades jurídicas que puedan existir, estableciendo programas de educación respetuosos con la diversidad sexual, apoyando a los colectivos glbt, etc.) y un posicionamiento cotidiano, individual y colectivo, de cada una de las personas que componen la sociedad. Mirar a un lado o callar cuando se presencia una opinión, actitud o comportamiento homófobo y transfóbico es ser cómplice de dicha situación. Esta es una cuestión de igualdad y derechos. Cada uno de nosotros, cada una de nosotras, debemos tomar una posición decidida por erradicar estas lacras sociales.

Para que otro mundo sin discriminaciones se haga realidad, tu compromiso es importante. Para poder amar en libertad, necesitamos tu apoyo. Posiciónate con nosotros en contra de la homofobia y de la transfobia.

Extractado de "TUTORÍA DE ORIENTACIÓN SEXUAL"
(http://tutorglbt.blogspot.com/2007/05/17-de-mayo_14.html)

1 comentario:

EzLoKhAi dijo...

M e encantó el post!!!

Vamos!!

Saludos amigo!


Mis juegos preferidos


SUDOKU

***